El linaje Nakayama contribuyó a Nichiren Shu desde la era de Nanboku-cho hasta la era de Muromachi al enviar sacerdotes extraordinarios, como Haniya Myosen Nichiei, Kenpon Hokke Shu Nichiju, Honpoji Nabekamuri Nisshin y Chomyoji Nisshuku, quienes propagaron Nichiren Shu en todo Japón.

El templo en la actualidad

El templo es bien conocido en todo Japón como un lugar sagrado de la bendición de Kito y tres Hiho (métodos de práctica esotéricos). Las personas que visitan el templo rezan a Kishimojin (la hermosa diosa del budismo, que fue bendecida con muchos hijos para ayudar a las personas con el nacimiento y cuidado de los niños). Se dice que Nichiren Shonin esculpió la estatua de Kishimojin y enseñó a Toki Jonin las enseñanzas ocultas de esta diosa durante su estadía aquí. En la era de Edo, esta estatua se llamaba Nakayama Kishimojin y era adorada por muchas personas que deseaban tener una buena salud y niños.

Este templo es el lugar del Aragyo, una práctica austera de 100 días. Para convertirse en un Shuhosshi (un sacerdote certificado para realizar bendiciones Kito) en Nichiren Shu, se debe completar un entrenamiento de 100 días que comienza el 1 de noviembre para recibir la enseñanza oculta. Este entrenamiento incluye una sesión, famosa por lo difícil, llamada Kanchu Suigyo, práctica de la purificación en agua fría en invierno.

Finalmente, hay una enseñanza oculta de Bokken Kaji (la bendición de Kito con una espada de madera). Este método de bendición de Kito solo se permite que la realice un Shuhosshi. El rezo invoca a Kishimojin; aplica el juzu al bokken (espada de madera); canta un rezo para eliminar todos los males y recibir las bendiciones del Sutra del loto. Por lo tanto, este rezo hace que las personas descansen sus mentes y recen por el Rissho Ankoku, instaurando un país tranquilo con las enseñanzas correctas.

PREVNEXT